Curso de Flores de Bach

“Salud y Enfermedad para Edward Bach”. Curso de Flores de Bach

 

“La enfermedad es, por esencia, fruto de un conflicto entre el Alma y la mente”.

La filosofía curativa de Edward Bach. Conócela en nuestros Cursos de Flores de Bach

 

Bach entiende por alma al lugar que alberga el mensaje de lo que estamos llamados a ser. El sitio en el que se inscribe el camino a seguir para nuestra evolución. Sendero que es imprescindible transitar ya que el Ser no es sólo un don que se nos hace sino una obligación que se nos impone. Conocelo en nuestro curso de flores de bach.

Edward Bach nos dice que quien se interpone en el camino del conocimiento es la propia mente a la que entiende como una suerte de contenedor de nuestra personalidad, condicionamientos familiares y sociales y demás atavismos, la cual no tiene especial idea del proyecto que nuestra Alma desea realizar.

“…mientras nuestra Alma y nuestra personalidad estén en armonía, todo es paz y alegría, felicidad y salud. Cuando nuestras personalidades se desvían del camino trazado por el Alma, ya sea por nuestros deseos mundanos o por las convicciones de otros, surge el conflicto. Este conflicto es la raíz, causa de enfermedad y de infelicidad”.

  •  La persistencia en esta actitud determinará la aparición, en principio, de un síntoma psíquico negativo para luego instalarse en nuestro cuerpo a modo de enfermedad. Y nos dirá que

“…las primeras enfermedades reales del hombre son el orgullo, la crueldad, el odio, el egoísmo, la ignorancia, la inestabilidad y la codicia… estas son las auténticas enfermedades, siendo su continuidad y persistencia lo que precipita en el cuerpo los resultados perjudiciales que conocemos como enfermedad… el conflicto habrá de reflejarse en el cuerpo físico…”

 

  •  Queda claro entonces que la lectura ‑en tanto decodificación de una serie de símbolos que incluyen un mensaje‑ de la enfermedad que Bach realiza para detectar el remedio o esencia más apropiada, parte de la búsqueda del síntoma psicoemocional en desequilibrio y nunca de un diagnóstico orgánico (alergia, hemorroides, insomnio, SIDA…)

 

  •        Bach, como correcto heredero de la sabiduría ancestral, reconocía que la enfermedad y su localización no es accidental sino que tiene que ver con una ley de producción del síntoma que es diferente en cada sujeto afectado, aunque sea por la misma enfermedad. Cada ser produce su propia y particular dolencia de acuerdo a como se exprese en la vida, y nos advierte:

“No nos fijemos en la enfermedad, pensemos sólo en cómo ve la vida el enfermo”.

 

  •        Un enfermo de algo no es igual a otro con el mismo mal, ambos comparten consecuencias similares pero la génesis de la patología puede ser notablemente distinta entre uno y otro. Depende de cómo se hayan conjugado factores que van desde su historia afectiva hasta su Karma personal, pasando por la forma de contagio y el modo en el que asume su actual estado. Conoce más sobre esto en  nuestro curso de flores de bach

 

  •         Es a partir de esta singular cosmovisión, que se elabora el repertorio de esencias más adecuado para cada paciente. Lo mismo se aplica para todo tipo de enfermedades, ya sea el insomnio, las alergias o el cualquier patología.

 

  •         No hay fórmula floral o esencia que puntualmente alivien tal o cual dolencia física. Esta lectura es sólo posible bajo el postulado de la farmacopea alopática que atiende al síntoma y no al ser que, en su integridad, lo produce.

 

  •         Para Bach, como para Hipócrates, a quien retoma, no hay enfermedades, sólo un ser enfermo al que sus emociones han desquiciado y que, desde su campo emocional es menester entender.

 

También te puede interesar

Comentarios

Deja un Comentario

Puedes usar estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.